Entrada destacada

¿Debería permitirse Uber en Buenos Aires?

La discusión que se está planteando en Argentina con Uber no es nueva: se ha dado en cada país donde se ha instalado la aplicación. En Fran...

lunes, 18 de abril de 2016

¿Debería permitirse Uber en Buenos Aires?

La discusión que se está planteando en Argentina con Uber no es nueva: se ha dado en cada país donde se ha instalado la aplicación. En Francia, incluso, llegaron a arrestar a sus ejecutivos. Aquí mi opinión en dos partes, entre lo que creo que es y lo que debería ser.

Dada la ley, Uber no debería permitirse...

Creo que, dado el Código de Tránsito y Transporte, Uber no debería permitirse. No estamos hablando aquí puramente de mayor competencia. Uber no dista mucho de una remisería ilegal (si la empresa es dueña o no de los autos, es irrelevante). Hay un poco de hipocresía aquí: la reacción de la gente habría sido bastante distinta si en vez de Uber, con su marca y su relativa aceptación en otras partes del mundo, hubiera sido una remisería ilegal porteña la que hubiera ofrecido el servicio. Los taxis, además de pagar una licencia bastante cara, deben cumplir requisitos de seguridad, seguro, verificación técnica, antigüedad de las unidades, registro profesional, entre otras cosas. Nada de esto es cierto para Uber.

La reacción del Gobierno porteño no ha sido muy popular, pero tampoco creo que incorrecta. Una compañía anuncia públicamente que va a quebrar la ley, el Gobierno no tiene muchas opciones más que hacerla cumplir. Dura lex, sed lex. Sería peor si no lo hiciera. El país y la Ciudad en particular han sufrido demasiadas tragedias por no cumplir con las regulaciones, fundamentalmente las de seguridad. Incluso aún si Uber obligara algunas de estas cosas a sus choferes, no dejarían de ser arbitrarias ya que las habría establecido un privado por su cuenta y no alguien en representación de la población (y no, no vale que el usuario acepta tácitamente las normas de seguridad que acepta Uber de la misma manera que tampoco lo valió en Cromañón).

...pero la ley es mala y debería reformarse

Por otro lado, no sólo la ley atrasa bastante, sino que además protege explícitamente intereses corporativos. Mi sorpresa fue bastante grande cuando me enteré de que el Código de Tránsito y Transporte porteño está hecho a medida de las empresas de radio taxis (ni siquiera de los taxistas). De acuerdo a Autoblog (el énfasis es mío):

Según la Ley 3622 del Código de Tránsito y Transporte de la ciudad de Buenos Aires, “los taxis sólo pueden levantar pasajeros en la calle, en las paradas y por teléfono, mail u otros medios, pero siempre a través de radiotaxis, que deben cumplir con una serie de requisitos, como tener frecuencias de radio para operar, una antena, una central y cierta cantidad de operadores según el número de vehículos asociados”.

Esto no sólo deja de lado a Uber, sino a aplicaciones del estilo de Easy Taxi, lo cual me parece mucho más serio que prohibir Uber. Esta aplicación simplemente cambia la manera de "llamar" al taxi, y en principio lo puede adoptar cualquier taxista: mejor para la oferta, mejor para la demanda. Esto queda demostrado en otras ciudades del país donde sí funciona, ya que claramente no quedan alcanzadas por el Código porteño.

Además, el Código atrasa bastante. En palabras de Ariel Torres (de nuevo, el énfasis es mío):

Es que para cualquier persona de 40 años o menos eso de salir a la calle a buscar un auto o llamar a una empresa por teléfono le resulta cada vez más absurdo. Se han habituado a tocar la pantalla y listo. Hasta el pago es automático. No hay conflicto de intereses ni obstáculo legal que pueda cambiar esa dirección. Uber, Lyft y otras (como Ola, en India) no son el futuro. Son el presente. Esta idea, la de que el futuro ya llegó, es lo más difícil de digerir.
Esto es lo más irónico. Los taxistas argumentan que Uber les quita sus puestos de trabajo. Sin embargo, recordemos que Uber es sólo el presente. El futuro probablemente sean los autos autónomos, y allí sufrirán taxis y choferes de Uber por igual (ya hay varias ciudades del mundo con sistemas de trenes completamente autónomos, sin maquinistas ni guardas). Uber como empresa quizás no sufra: adelantándose a esto ya ha demostrado interés en esta tecnología.

Resumiendo, Uber no debería permitirse así como está. Sin embargo, para bien o para mal, las tecnologías están cambiando el mundo: Uber el de transporte, Airbnb el de alojamiento, Spotify (y antes Napster) el de la música, Netflix el de videos. Además, el status quo (es decir, el código de tránsito) no es bueno tampoco: estoy completamente a favor de integrar estas nuevas tecnologías a nuestro sistema de transporte. La legislación suele ir siempre bastante por detrás de los tiempos que corren, y ahora que corren más rápido atrasa todavía más.

Nota CqP: Hablo de Buenos Aires porque de ahí es el Código de Tránsito y Transporte que (creo que) cito.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Si nos ponemos estrictos, los primeros en violar la ley son los taxistas que te dan una tarjeta con su celular para que los llames sin pasar por la radio.

Anónimo dijo...

me parece que el problema es muy buenos aires centrico por un lado, el resto del pais se mueve en otro andarivel

de todas formas, Uber es solo un intermediario que usa una ventaja tecnologica y el fenomeno catch all tipico de Internet, me acuerdo de Easytaxi que iba a hacer lo mismo, lo obligaron a ponerse como radio taxi y ahi anda.

El problema quizas no es el tachero independiente, es las tropas de 200 o 300 taxis, SACTA (nadie lo menciono, raro) y los sindicatos, y, es de corto plazo, ya en NY (creo) aparecieron los primeros juicios de conductores de Uber diciendo soy empleado.

En ese sentido, los sindicatos deberian haber dichol bienvenido, pero, me da la impresion que tambien son del otro lado.

Lo que si, despues de esperar 30 minutos un taxi un dia de sol por mi casa, por mi Uber, remise o taxi que esten todos, al final es un negocio montado sobre regulacion

ayj

Anónimo dijo...

La verdad que si, ya que guste o no Uber tiene una par de ventajas, no hay plata, mayor seguridad, y si la empresas rinde los viajes a los conductores, lo que hace la evasión mucho mas difícil.
Por eso y solo por eso, la legislatura tendría que ponerse a trabajar y ver como hacer una legislación para que Uber funcione, probablemente tendrán que aceptar ceder algunos aspectos regulatorios que en si no hacen a la seguridad, el control de los mismo hace a la seguridad.
Y aceptar perder ingresos por licencias, pero ganarlos en un mas efectivo control del uso de móviles de alquiler en la ciudad. Pero el cambio es así, algo se crea algo se destruye.

Saludos.

Zorba