Entrada destacada

¿Debería permitirse Uber en Buenos Aires?

La discusión que se está planteando en Argentina con Uber no es nueva: se ha dado en cada país donde se ha instalado la aplicación. En Fran...

miércoles, 5 de enero de 2011

IPC-CqP: Noviembre 2010 (Segunda estimación)

El IPC-CqP mostró una inflación anual del 26,6% en noviembre. Los precios subieron desde diciembre de 2009 un 24,0%.



Bajar Serie Histórica (xls)

9 comentarios:

MAGAM dijo...

Hola Natalio, en algún momento comenté algo en ESC, te cuento que cerré las cuentas hogareñas del 2010, por lo que tengo la comparación final con el 2009. Es solo anecdótico pero se los paso, ya que somos una familia tipo de clase media.
Debería redondear, pero se los dejo con un decimal para que parezca más preciso y certero:

IPS-MAGAM: 15,3%

IPT-MAGAM: 17,2%

IPS-MAGAM: Índice de Precios en el Super.
IPT-MAGAM: Índice de Precios Total.

Saludos

Natalio Ruiz dijo...

MAGAM

No es que desconfíe de su palabra, pero la verdad me hace un poco de ruido los números que muestra. Más allá de las tasas sensiblemente más bajas que el “consenso” de economistas privados, lo notable es que la variación de su IPS sea menor a la de su IPT.

Esto es, dado que el IPS, por ser del supermercado, debería tener una ponderación mayor en alimentos y bebidas, cuyos precios en general han aumentado más que el del resto de los bienes y servicios.

No sé cómo los habrá calculado, pero recuerde que es muy importante que utilice siempre una misma canasta, no sólo en los productos sino también en las cantidades. Esto es, recuerde que el IPC es un índice de Laspeyres, con lo cual la canasta está fija. Esto no es trivial, ya que al fijar la canasta se está obviando el efecto sustitución y en general las variaciones suelen ser más altas. Ésta es la razón por la cual las variaciones de los precios implícitos del consumo en las cuentas nacionales suelen dar menores en general que los del IPC (al menos, hasta que intervinieron el INDEC).

Lo que quiero decir es que si usted gastó en el mes $1000 y un año después gastó $1150, la variación de los precios (en el sentido del IPC) probablemente dé más alto que un 15%. Esto es, la variación en el gasto de una familia no es del todo comparable con la variación del IPC.

Saludos y gracias por el dato de todas maneras. Me hizo reflexionar sobre lo de arriba.

MAGAM dijo...

Natalio, comprendo perfectamente que le haga ruido que el IPS sea menor que el IPT. Para mí la explicación de esto es que nuestra inflación total es todavía menor por lo siguiente.

En el caso del IPS, lo veo más confiable porque nuestro consumo en alimentos y otros (ej. limpieza) ya están saturados y son bastante estables. No hay forma que podamos consumir más (por más que crezcan nuestros ingresos), probablemente tengamos una filosofía de vida bastante diferente de la media. Consumimos solo lo que necesitamos, además por ejemplo no consumimos gaseosas, solo agua y yo un poco de la bebida de los dioses y pocas veces se me pone la nariz colorada, Ja! Ja! Ja!

Ahora el IPT es mucho menos confiable (y para mí debería ser menor al número que dí), porque si bien somos austeros, los humanos tendemos a consumir más (en cantidad y calidad), sobre todo si el gasto total está muy por debajo de los ingresos. Entonces la canasta puede tender a incrementarse (seguramente no fue la misma en ambos años). Recuerde que esto que le digo es totalmente anecdótico, y en realidad es el incremente en los gastos (que considero acá como una quasi-inflación) que tenemos los MAGAM año a año. Es solo ese parámetro y por supuesto que es totalmente impreciso y arbitrario.

Por eso a mí también me hace ruido cuando dicen que la inflación es del 25-30%, lamentablemente (o no) no la puedo ver con la forma de vivir que tenemos. Un dato más, tratamos de no convalidar estupideces de los comerciantes o del “mercado”. Sabe que sería bueno medir, ya que los economistas no dan errores en sus mediciones. Es medir, no solo el incremento medio de la canasta, sino la dispersión en los precios que relevan. Hace un tiempo compramos un carretilla Tramontina y el precio variaba de 300$ a 500$, más que haber unos tontos, me inclino a creer que hay algunos vivos.

Así que deberían empezar a dar también la dispersión de los precios que levantan, sería un parámetro muy útil.

Saludos

MAGAM dijo...

Natalio, fíjese la siguiente paradoja:

Caso 1: El producto A se releva en dos comercios: 49$ y 51$ dando un valor medio de 50$ para ese producto.

Caso 2: Los precios relevados para A son: 46$ y 60$, dando una medición media de 53$.

En promedio uno diría que en el caso 2 se incrementó más la inflación por lo que es más desfavorable. Pero yo le diría que no estoy tan seguro, si sucediera lo del caso 2, uno tiene la posibilidad de comprar el producto A a un menor valor que en el caso 1 (el cual aparentemente es mejor por mostrar una inflación media menor).

Creo que con este ejemplo queda más claro porque le digo que es muy importante mostrar las dispersiones de los precios. Este segundo parámetro es muy importante y debería darse a conocer y como varía en el tiempo.

Espero haber sido más claro.
Saludos

MAGAM dijo...

Cuando digo dispersión no pido que sea de cada producto. Debería darse el valor de la canasta y cuanto varió y agregar un nuevo parámetro que muestre la dispersión de la canasta.

Muchas cosas se podrían hacer y definir, por ejemplo podrían tirarse Monte Carlos con todos los precios, con pesos que denoten las cantidades que venden cada comercio relevado. Entonces serían distribuciones, se las podría mostrar completas como curvas a dar la media o el promedio y el sigma.

Es un mundo, pero le confieso que no me gusta para nada que quieran mostrar con un único número real el proceso de incremento de precios. De hecho luego muchos cometen el error de usar este número mágico para cualquier aplicación. En una publicación de expertos, la usaban para mostrar la pérdida del poder adquisitivo de los ABC1. El BMW no creo que suba mucho, por eso cada día se ven más.

Natalio Ruiz dijo...

MAGAM

Está muy bueno lo que pone y déjeme contestarle de a poco.

nuestro consumo en alimentos y otros (ej. limpieza) ya están saturados y son bastante estables. No hay forma que podamos consumir más (por más que crezcan nuestros ingresos), probablemente tengamos una filosofía de vida bastante diferente de la media.

Si su comportamiento como consumidor es distinto al de la media, entonces usted verá que no puede ser tomado como representativo de la ciudad o el país, que es en definitiva lo que se busca en una estadística. De cualquier manera tiene razón en que el supermercado incluye productos que no corresponden al rubro “Alimentos y Bebidas” que podrían tirar el valor hacia abajo.

Ahora el IPT es mucho menos confiable (y para mí debería ser menor al número que dí), porque si bien somos austeros, los humanos tendemos a consumir más (en cantidad y calidad), sobre todo si el gasto total está muy por debajo de los ingresos. Entonces la canasta puede tender a incrementarse (seguramente no fue la misma en ambos años).

Déjeme insistir acá con que el variar la canasta no es un detalle sino que tiene una gran importancia, cuyos efectos se acrecientan cuando la inflación pasa a los dos dígitos. Supongamos que usted consumió en el primer año (por tirar un número) 10kg de carne vacuna y 10kg de pollo, y que los dos cuestan lo mismo. Supongamos también que en el segundo año la carne sube 30% y el precio del pollo queda constante. Probablemente usted consuma, de acuerdo a sus gustos, más pollo que carne, relativo al primer año, con lo cual el aumento combinado de los precios no sería del 15%, sino un número todavía menor. El IPC no capta este efecto.

Decía el INDEC:

El IPC no es un índice de costo de vida (ICV). Un ICV busca reflejar los cambios en el
monto de gastos que un consumidor promedio destina para mantener constante su nivel de
satisfacción, utilidad, o nivel de vida, aceptando, entre otras cosas, que puede intercambiar
permanentemente su consumo entre bienes y servicios que le brindan la misma
satisfacción por unidad de gasto.

El IPC no considera todos los gastos de los consumidores que tienen que ver con el
mantenimiento de su nivel de vida. Excluye, por ejemplo, los pagos de intereses y
amortizaciones de préstamos, los impuestos no incluidos en los precios de los bienes.

En el índice del costo de la vida, si cambian los precios relativos de los bienes o servicios, el consumidor puede desplazar sus compras de dos maneras. Puede, por un lado, trasladarlas hacia los productos cuyo precio relativo bajó y reducir así su costo de vida. Por otro lado, aunque no cambien los precios relativos, el consumidor puede reducir el costo de algunas de sus compras sin cambiar el volumen ni las características de los bienes o servicios, si logra acceder a comercios o artículos «más baratos» que le brinden la misma satisfacción, pero ello no implica que se hayan modificado los precios de la economía2 . En un índice de costo de vida las ponderaciones de los bienes y servicios pueden ser –en teoría– permanentemente cambiantes porque reflejan las preferencias actuales de los consumidores. Sin embargo, en la práctica no existen métodos para captar oportunamente estas variaciones en el comportamiento de los consumidores, por lo que el ICV no se puede calcular.

Finalmente, déjeme preguntarle si la suba es promedio anual (o suma de los gastos del año) o sólo de diciembre frente a diciembre. La variación del 26,6% es noviembre/noviembre, mientras que el promedio anual da unos puntos por debajo.

(sigue)

Natalio Ruiz dijo...

(viene de arriba)

Finalmente, déjeme preguntarle si la suba es promedio anual (o suma de los gastos del año) o sólo de diciembre frente a diciembre. La variación del 26,6% es noviembre/noviembre, mientras que el promedio anual da unos puntos por debajo.

Así que deberían empezar a dar también la dispersión de los precios que levantan, sería un parámetro muy útil.

Sería un dato interesante. Déjeme recordarle, no obstante, que yo no relevo los precios, sino que quienes lo hacen son las direcciones provinciales de estadística de donde tomo los IPCs para computar el mío. Por otro lado, la forma en que el INDEC computaba los precios hasta su intervención en 2007 minimizaba los efectos que podría tener los cambios bruscos en un precio. Le dejo el link a la metodología.

Aunque la volatilidad sí es algo importante. Se dice que la Reserva Federal no toma para su parámetro de inflación el IPC total, sino el índice sin alimentos ni energía. A la larga la suba de precios es más o menos la misma pero se mueve mucho más suavemente. La de Cleveland, además, calcula un IPC “mediana”, donde se cortan los valores más extremos.

Es un mundo, pero le confieso que no me gusta para nada que quieran mostrar con un único número real el proceso de incremento de precios.

No lo quiero hacer. Lo único que pretendo es construir y publicar una medida alternativa y sobre todo confiable del IPC. Y es del IPC, con todos los problemas que podría llegar a tener, y que en tal caso tendrían todos los IPCs del mundo.

De hecho luego muchos cometen el error de usar este número mágico para cualquier aplicación. En una publicación de expertos, la usaban para mostrar la pérdida del poder adquisitivo de los ABC1.

Lo que hagan otras personas ya me excede. El INDEC publica, además del IPC, los precios implícitos del consumo y el PBI, el Índice del Costo de la Construcción, los Precios Mayoristas, Precios al Productor, Canastas Básicas Alimentaria y Total, entre otros, que podrían servir mejor en cada caso. Lamentablemente, la mayoría de esos índices (si no todos) están manipulados, con lo que se debe recurrir a privados.

El BMW no creo que suba mucho, por eso cada día se ven más.

Desconozco, no estuve averiguando para autos (mi sueldo no me lo permite) y mucho menos para un BMW. Pero que vea más en la calle se debe a una combinación de dos factores: aumento del poder adquisitivo y apreciación real, que hace que los autos importados se vuelvan relativamente más baratos frente a los nacionales (esto es, los nacionales suben y los importados se mantienen constantes en dólares).

Verá, por lo tanto, que no estamos tan en desacuerdo.

Saludos

MAGAM dijo...

Natalio, creo que no fui muy claro. Con consumo en super saturado me refiero a que la canasta está mas o menos fija y por lo tanto no es tan mala para estimar la inflación. Lo contrario sucede en la mayoría de los hogares donde al aumentar los ingresos sube el consumo en el super entonces la canasta ya no es estable.

Efectivamente el número que doy es el promedio anual y no el de diciembre, hacerlo mes a mes no sería razonable en mi caso porque a veces hacemos compras grandes de no perecederos que suelen caer en distintos meses.

Efectivamente coincido que nos estamos apreciando rápidamente y el tipo de cambio competitivo a este ritmo va desapareciendo y en algún momento se esfumará. Incluso empiezo a temer que el superávit comercial sea mantenido con las “licencias no automáticas” en lugar de un verdadero tipo de cambio competitivo (que no se logra solo con compras del Central). Pero veremos la muñeca que tienen en el gobierno, yo les tenía mucha confianza y todavía algo me queda, solo que ya no está el que manejaba la cuestión.

Desde ya que algunas críticas no son hacia Ud en particular, sino mas bien al mundo de la economía en general y sus prácticas habituales, que en más de una ocasión me resultan incomprensibles.

Desde ya muchas gracias por su tiempo en responder, lo voy a visitar mas seguido.

Natalio Ruiz dijo...

MAGAM

Gracias, lo estaré esperando por acá.

Saludos