Entrada destacada

¿Debería permitirse Uber en Buenos Aires?

La discusión que se está planteando en Argentina con Uber no es nueva: se ha dado en cada país donde se ha instalado la aplicación. En Fran...

miércoles, 1 de abril de 2009

Me están hablando en chino

Por supuesto, la noticia de la semana arrancó tempranito. Fue el acuerdo logrado (pero no firmado aún) con China para poder realizar un swap de monedas en caso de que alguno de los dos países lo requiriese.

La BEA (no esa BEA, sino la Blogósfera Económica Argentina) ya se ocupó del tema, probablemente mejor de lo que se va hacer acá. FP (el del 0,33%), Rollo x2, Olivera y Genérico son algunos ejemplos (Cavallo también escribió en su blog, pero no dijo absolutamente nada y encima tiene un error en los datos).

De ellos más de lo que salió en los diarios saco dos conclusiones. Sí, ¡dos al precio de una!

1. Todos más o menos entendemos lo que es el swap de monedas. (Para el que no, la nota del del 0,33% lo explica con un buen ejemplo).

2. Nadie parece tener (enfatizo el parece) muy en claro las implicancias de esto. ¿Es sólo limitado al comercio bilateral? ¿Aumenta el nivel de reservas? ¿Se viene una invasión de productos chinos?

Los economistas en los diarios no andan mucho mejor. Así como los links de arriba trajeron certezas, los de abajo siembran dudas. Dijo Curia:

La Argentina, en función de una serie de limitaciones conocidas, llega hasta donde puede en este frente y se cubre ante una hipótesis de emergencia con yuanes, en tanto éstos pueden se canjeados por dólares. Entonces, mediante un endeudamiento externo refuerza su disponibilidad de reservas en dólares, y así enfrenta en su caso los apremios en el mercado de cambios. Algo similar, y con más marketing, a lo que se viene haciendo más sigilosamente con organismos internacionales, una instancia que permite mostrar reservas constantes aunque se utilice un “pedazo” de ellas para contener el dólar.


Dijo Lacunza:

Los yuanes para Argentina estarán disponibles para pagar importaciones desde China. De la misma forma que (si China lo decidiera) los pesos estarán disponibles para pagar las exportaciones de Argentina a ese país. Lo primero podría bajar en unos u$s 5.000 millones la demanda de divisas este año (si extrapolamos el 30% de caída de las importaciones chinas del primer bimestre). Esto marca una diferencia fundamental con las operaciones de repo entre el BCRA y el BIS, que el año pasado reforzaron en unos u$s 3.200 millones el stock de reservas.


Finalmente, dijo Pignanelli:

P.: Desde el Banco Central explican que el crédito que se obtendría no está atado al pago de importaciones.

A.P.: Técnicamente, se llaman repos. La Argentina durante la convertibilidad tenía repos con varios bancos privados, que se ejecutaban en caso de que fuera necesario. Desde la crisis de 2001, en 2002 se firmó uno por 2.500 millones de dólares con el Société Générale. Pero, en sí, del acuerdo con el Banco Popular de China no hay un anuncio formal. Por lo tanto, de ahí a titular que se van a engrosar las reservas internacionales hay un largo camino.

P.: ¿Por qué los yuanes que ingresen no pueden sumarse como reservas de manera directa?

A.P.: Por ley, para que las divisas puedan ser contabilizadas como reservas, deben darse dos factores. Por un lado, deben ser activos de inmediata liquidación, y el yuan tradicionalmente no lo es; y además, tiene que tener calificación triple A. En el país estamos acostumbrados a hacer grandes títulos, pero lo que se intenta hacer es una operación tradicional entre bancos centrales. No es usual hacerlo con China, pero, de todos modos, faltan muchos pasos.

P.: Pero, con otras operaciones mediante, podrían contabilizarse como reservas...

A.P.: Si logran hacerlo, sí, pero tengo mis dudas.

P.: ¿Por qué?

A.P.: Porque el yuan no es una moneda que se comercialice con facilidad en esta parte del mundo y, además, porque no califica. China, en sí, con estas medidas, trata de imponerla.


Todo muy lindo, todo muy lindo. Pero, a todo esto, ¿los chinos qué dicen?

Until recently, the PBC has signed 6 bilateral currency swap agreements with other central banks (monetary authorities) totaling 650 billion yuan, including the framework agreement signed with the Bank of Korea involving 180 billion yuan on December 12, 2008, the formal agreement signed with the Hong Kong Monetary Authority involving 200 billion yuan on January 20, 2009, the formal agreement signed with the Bank Negara Malaysia involving 80 billion yuan on February 8, 2009, the formal agreement signed with the National Bank of the Republic of Belarus involving 20 billion yuan on March 11, 2009, and the formal agreement signed with the Bank Indonesia involving 100 billion yuan on March 23, 2009, on March 29, 2009 in the sideline of the Annual Meeting of the Inter-American Development Bank Group, Governor Zhou Xiaochuan signed with the Central Bank of Argentina a framework agreement on currency swap involving 70 billion yuan, which will be soon followed by a formal agreement. At present, the PBC is discussing with other central banks with similar requests on establishing bilateral currency swap arrangements.

[...] In the context of the financial crisis, these new practices will promote bilateral trade and direct investment, and drive economic growth. Currency swap enables a central bank to inject the swapped amount in a foreign currency into its domestic financial system, which will be borrowed by domestic commercial entities to pay for imports from the other country. As such, the exporters in the other country can receive the proceeds denominated in the domestic currency, which will effectively avoid exchange rate risks and reduce the cost of fund transfer. Against the backdrop of sluggish economic and trade growth, heightening fluctuations on the foreign exchange market and shrinking trade finance, these innovations can play an important role.


Yo ando medio mareado. Comments are most welcome.

No hay comentarios.: