sábado, 11 de abril de 2015

¿Se puede levantar el cepo? Una hoja de ruta

Al acercarse el cambio de gobierno se pone en discusión la forma y (fundamentalmente) los tiempos para deshacer uno de los mayores errores de política económica de los doce años de kirchnerismo: el cepo cambiario. Resulta bastante lamentable que en el ámbito político la discusión redunde en chicanas y no en propuestas concretas, así que desde este humilde espacio vamos a intentar llenar un poco ese hueco.

Rápidamente, la respuesta es: sí. Después de todo, el cepo no es otra cosa que una cantidad de medidas formales e informales. Entonces surge una nueva pregunta: ¿puede hacerse rápidamente sin desatar una crisis, y en ese caso, qué medidas se deben tomar?

Debe partirse de la base que levantar el cepo es equivalente a (re)unificar el tipo de cambio. La "brecha" existe porque la demanda no puede ser satisfecha al tipo de cambio oficial, es decir, existen personas y empresas que quieren comprar dólares a $8,90 y no consiguen, y por lo tanto pagan un precio más alto. Entonces, es esperable que haya una devaluación del oficial e incluso inicialmente una del paralelo (dado que existe demanda reprimida), y en este caso no debería descartarse una posterior apreciación si ésta es excesiva al principio (el fenómeno llamado "overshooting", que sucedió por ejemplo en 2002 cuando el dólar pasó de $4 a $2,70).

En este blog no apoyamos la tesis del gradualismo y por lo contrario, creemos que debe levantarse lo más rápido posible. Sin embargo, debe deshacerse un andamiaje bastante extenso de medidas (metros y metros de alambre) con lo cual debe atacarse el problema desde varios frentes. Paso a enumerar.

Tasas de interés. Este punto es fundamental. Dado que probablemente las expectativas de devaluación van a ser altas hacia fin de año las tasas deben ser lo suficientemente altas para que el retorno en pesos supere los beneficios de tener dólares con el salto de tipo de cambio (tanto para los que tengan billete como instrumentos atados al oficial). Levantar el cepo sin subir las tasas sería un suicidio económico y político.

Dólar ahorro. Podría flexibilizarse bastante. Sí mantuviéramos "blanco" el procedimiento, en el sentido de transferencia bancaria y algún chequeo de consistencia via AFIP del origen de fondos.

Importaciones. Levantarlas el primer día. Sin dudarlo. Remover las DJAI (por las que ya perdimos un juicio en la OMC). Esto dará más dinamismo a la actividad económica (dado que la industria tiene mucho insumo importado) y además genera un efecto desinflacionario al aumentar la oferta.

Exportaciones. Levantar los ROE y los cupos a la exportación. Es necesario que entren dólares, con lo cual los cupos deben irse para dar previsibilidad al productor (estos cupos tuvieron el efecto de aumentar la sojización y produjeron por primera vez en la historia que faltara trigo en este país). Los ROE, además, son un foco de corrupción, al igual que las DJAI. No debe quedar a criterio arbitrario de un funcionario quién puede exportar o importar.

Dividendos. Esto se divide en dos partes. Las prohibiciones de hecho y de derecho. Las de derecho (bancos) se podrían dejar y permitir girar a aquéllos que cumplan los requerimientos de capital. Para las de hecho es más difícil, puede haber doce mil millones de dólares esperando para salir. Coordinar con las empresas un giro paulatino sería lo más adecuado.

Impuesto a los autos. Esto no es cepo propiamente dicho pero vale la pena discutirlo. Y aquí voy a ser muy claro: no sacaría el impuestazo a los autos, al menos en el primer año del nuevo Gobierno. El sector automotriz es fuertemente deficitario. Como el impuesto impacta principalmente en autos importados y de alta gama, el impuestazo nos "ahorra" por año entre tres y cinco mil millones de dólares, que en caso de una normalización del mercado cambiario serán muy preciados. Además, si bien las ventas de autos siguen cayendo en el agregado, en la apertura caen los importados pero ya suben los nacionales, al tiempo que la producción parece haber encontrado un piso. Bajo, es cierto, pero un piso al fin. Lo que sí haría, por las razones expuestas arriba, es liberar todas las importaciones de insumos de la industria desde el primer momento. Esto es un ejemplo de un resultado más general que merece un post aparte: si bien para el mercado cambiario estamos del lado del "shock", también es cierto que es imposible eliminar todo el armado de malas medidas del kirchnnerismo (llámese impuestazo, tarifas, etc) el primer año.

Un punto fundamental en todo esto es que levantar el cepo no implica necesariamente pérdida de reservas. Todo depende de cuánto esté dispuesto el BCRA a subir las tasas y a contener el tipo de cambio único. Es más, dado que el cepo es la mayor causa por la que no entran divisas, podría suceder todo lo contrario.

Esta semana se ha calificado de "irresponsable" la propuesta de levantar el cepo rápidamente. Más allá de que si crea que vaya a suceder o no, considero que lo irresponsable no es sacar el cepo sino haberlo instalado en primer lugar. Nos ha costado miles de millones de dólares en reservas, miles de puestos de trabajo y más de tres años de estancamiento económico.

lunes, 30 de marzo de 2015

TCRE: Febrero 2015 (123,61)

El Tipo de Cambio Real Efectivo (TCRE-CqP) bajó en enero a 123,61 con base 100 en diciembre de 2001. Esto implica una caída del 2,5% contra enero y otra del 21,4% contra febrero 2014.

Se llega nuevamente al nivel más bajo desde diciembre de 2001. 


La próxima publicación será el 27 de abril.

miércoles, 25 de marzo de 2015

IPC-CqP: Febrero 2015 (29,9% anual)

El IPC-CqP mostró una variación anual del 29,9% en febrero. La misma había sido del 34,2% en enero. Es la variación anual más baja desde diciembre de 2013.


De las cuatro provincias de la muestra reducida (sobre diez), tres mostraron una inflación anual más baja que durante el mes anterior y de una faltaron datos. Lo mismo había sucedido en enero.



El próximo dato se se publicará el 20 de abril.

 

lunes, 16 de marzo de 2015

Que el real no te tape el dólar

Con el real en niveles de 3,25 se han encendido voces de alarma entre economistas, periodistas y seguramente más de algún industrial, temiendo por la competitividad de la economía (industria) argentina. Al mismo tiempo, se nota que el euro ha descendido hasta 1,05, casi la paridad con el dólar. Muy curiosamente, pareciera que somos pocos los que vemos alguna relación entre ambos.

Sucede que, en realidad, no está devaluando Brasil. Tampoco Europa. Al contrario, es el dólar el que está subiendo furtemente. Y esto no es nuevo, sino que se remonta a mitad del año pasado:


Éste es el gráfico del dólar nominal multilateral, un índice que realiza la Reserva Federal que básicamente muestra la cotización del dólar contra todas las monedas del mundo. Se puede ver que la moneda americana ha alcanzado niveles que no veía desde 2003.

¿Cuál es el problema con esto? Que mientras todo el mundo devalúa contra Estados Unidos, el peso argentino está casi fijo contra el dólar. De esta manera, trasladamos toda la apreciación mundial del dólar a la Argentina, la cual sumada a un diferencial de inflación enorme, nos está llevando al tipo de cambio real de la Convertibilidad. Nos estamos encareciendo fuertemente contra el mundo, y semejante atraso cambiario será una bomba de tiempo para el próximo gobierno, sea del color que sea.



Esto es un reflejo de la pobreza intelectual de nuestra clase política, que traslada su "miedo a flotar", bien documentado por Calvo y Reinhart, hacia la población y no al revés, como ella debe creer.

martes, 3 de marzo de 2015

TCRE: Enero 2015 (126,76)

El Tipo de Cambio Real Efectivo (TCRE-CqP) bajó en enero a 126,76 con base 100 en diciembre de 2001. Esto implica una caída del 3,0% contra diciembre y otra del 15,5% contra enero 2014.

Se llega nuevamente al nivel más bajo desde diciembre de 2001.


Desde este mes se agrega la inflación mundial (ponderada por comercio con Argentina) a modo de comparación.



La próxima publicación será el 30 de marzo.